Rentabilidad del autoconsumo fotovoltaico con respecto a la energía convencional

El autoconsumo se consagra como la alternativa más fértil para mitigar los efectos de las partículas nocivas que generan los combustibles contaminantes como el petróleo o materiales como los plásticos. Se trata de un conjunto de sistemas que presumen de reducir la tarifa eléctrica gracias a su nivel de rentabilidad. Lo cierto es que la instalación de sistemas en donde el propietario del hogar también forma parte en el proceso de producción de la energía, se sitúa a la vanguardia del progreso para garantizar la sostenibilidad en el planeta.

Ante el aumento considerable de la huella de carbono en el medio ambiente, los expertos en materia de consumo eléctrico se han visto en la obligación de innovar en el sector para ofrecer alternativas más sostenibles. Es en ese momento en el que desarrollan instalaciones a partir de las fuentes de energía renovables para la construcción de un mundo más verde.

Así fue como nació el autoconsumo, que se alimenta de fuentes de energía gratuitas, inagotables y que proceden de la propia naturaleza para ofrecer un servicio ininterrumpido que reduce tanto el gasto en consumo como en dinero a pagar en la factura eléctrica del mes.

En este sentido, vamos a destacar las grandes ventajas de estos sistemas, así como algunas de las instalaciones más destacables y que a día de hoy se encuentran en pleno auge de demanda. 

Pero antes, es importante que los usuarios tengan en cuenta que estos equipos están pensados para que sean una inversión. Es decir, muchos interesados se echan atrás en el momento de comprarlos debido al gran desembolso inicial que supone. Sin embargo, como luego comentaremos en sus ventajas, este gasto se ve recompensado poco a poco en forma de menor porcentaje en el pago de facturas.

Aun así, su precio de mercado se está empezando a regular gracias a que cada vez más usuarios se interesan por las ventajas y beneficios que aportan al medio ambiente y a la economía doméstica.

Ventajas del autoconsumo

Entre sus aspectos más relevantes, se encuentran:

  • Su duración media oscila los 30 años. Es decir, no reportan problemas hasta que se estropean con el paso del tiempo. Por lo tanto, es una inversión que se recupera de a poco porque apenas precisa de un mantenimiento exhaustivo.
  • El usuario, así, amortiza de manera rápida su dinero invertido debido al abaratamiento de los paneles y el encarecimiento de la energía.
  • Se tratan de instalaciones seguras que aumentan el nivel de comodidad en la vivienda. Se recomienda que un experto en la materia se encargue del montaje del equipo, pero el propio usuario también podría ser capaz de realizar esta tarea por su cuenta.
  • La independencia energética que genera supone la mayor ventaja de todas las que ofrece, ya que los sistemas de autoconsumo pueden no conectarse a la red eléctrica habitual, denotando así una diferencia notoria en las facturas eléctricas del mes.
  • Hasta hace poco, el Ejecutivo en España ofrecía la posibilidad de practicar el autoconsumo compartido, una modalidad que permite disfrutar de una instalación sana y sostenible en una comunidad de vecinos.
  • El ahorro en la factura de la luz es más que evidente, pero sobretodo, gracias a la derogación del impuesto al Sol, el autoconsumo todavía se evidencia más como una apuesta económica de gran rentabilidad.

Sistemas más comunes de autoconsumoLa instalación más común y conocida en el sector supone los paneles solares, que captan la radiación solar para alimentar el hogar; no obstante, cobran fuerza en el presente la aerotermia y la geotermia, ya que son ideales para climatizar la casa. Estos equipos extraen el aire ambiente y el calor de la tierra, respectivamente, para transformar sus beneficios en calefacción y agua caliente sanitaria.

Descubre los materiales de los móviles que se pueden reciclar

El 90% de los materiales de los móviles se pueden reciclar. A esta conclusión llegó el estudio sobre reciclabilidad de los residuos de aparatos eléctricos realizado por la plataforma Recyclia, en colaboración con la empresa Recybérica Ambiental, quien determinó que la mayoría de componentes son reusables para la fabricación de otros productos, siempre y cuando hayan tenido un correcto tratamiento. 

¿Qué partes del móvil se reciclan y cuáles no? 

El 65% de los móviles están fabricados de plástico. Carcasas, pantallas y algunos cables y entradas se componen de este elemento, de ahí que se puedan reciclar. 

Por su parte, otro 25% está conformado de aluminio y oro. Este primer material, contenido en varias partes del teléfono, permite una rápida conducción para enviar y recibir datos. De la misma manera, el reciclaje del aluminio contribuye a la creación de lámparas, utensilios y otros aparatos tecnológicos. 

El 10% restante – siendo el porcentaje mayor dependiendo el modelo- está compuesto de cobre o fibra de vidrio. Una vez fundido, dicho cobre se puede emplear para fabricar nuevas partes del móvil, pero también aporta beneficios en la puesta a punto de paneles solares, molinos de viento y un largo etcétera. 

¿Se pueden reciclar las baterías de los móviles? 

El problema del reciclaje de las baterías móviles es evidente. Los iones de litio que las forman contienen cobalto, níquel, manganeso, litio y grafito, elementos químicos muy contaminantes si no se les aplica el tratamiento adecuado. 

Al contrario que el crecimiento de las compañías de internet y telefonía, el escaso número de acumuladores disponibles en el país explica la baja tasa de reciclaje de este componente. Se estima que en España apenas se reutilizan el 54% de las baterías. 

¿Dónde se reciclan los materiales del móvil? 

Al contrario de lo que se puedan pensar, el teléfono móvil no se deposita ni el el contenedor amarillo ni en el de restos orgánicos. Lo apropiado es llevarlo a un punto limpio o a la oficina de la operadora que tengas contratada. Si quieres saber más sobre esto y en general sobre telefonía e internet, pincha en este enlace

Una vez depositado, el proceso de reciclado es sencillo de entender: 

1- Se separan los materiales de los que está compuesto 

2- Se trituran 

3- Se les aplica un nuevo proceso de separación mediante calor e imanes 

4- Clasificados, estos componentes ya están listos para usar.

El uso del butano, el propano y la energía eólica en España

Una de las preocupaciones que mayor intranquilidad produce entre los usuarios es el ahorro. Por eso, es importante escoger la mejor tarifa para poder disfrutar de un consumo que garantice la eficiencia energética en la vivienda. Pese a que el gas natural se consagra como la instalación que mayor demanda ocupa en España, lo cierto es que existen alternativas que pueden resultar más baratas, dependiendo de cada hogar, e incluso, más ecológicas.

Los usos de los sistemas de Gas Licuado del Petróleo (GLP)

Una de las mayores desventajas del gas natural es que no llega a las zonas rurales o alejadas de la metrópolis. Es en este sentido cuando los sistemas alternativos entran en juego. Si se trata de una vivienda vacacional o segunda residencia, es probable que los sistemas de autoconsumo supongan un desembolso demasiado costoso, ya que los usuarios pasan escasos meses en las casas de verano. Por lo tanto, el propano y el butano resultan la mejor opción para proporcionar suministro al hogar.

  1. El gas propano

Por un lado, el propano se puede canalizar, de manera que actúa igual que cualquier suministro eléctrico. Su gran ventaja es que soporta temperaturas por debajo de los cero grados, lo que la convierte en una fuente de energía útil para las zonas de montaña donde, en ocasiones, las variaciones térmicas pueden ser bastante bruscas. 

A modo de conclusión, se podría destacar que, si se trata de una segunda residencia a la que se acude con frecuencia, el propano es la mejor alternativa.

  1. El gas butano

Por otro lado, el butano se vende en bombonas de hasta 13 kg, por lo que, de primeras, su consumo eléctrico es limitado. Sin embargo, esta característica se puede ver como un aspecto positivo, en tanto que el usuario puede controlar el gasto. Su uso está pensado para periodos cortos y ocasionales.

La actualidad digital: las alternativas del autoconsumo

La revolución tecnológica ha cambiado por completo los hábitos de consumo y la población cada vez es más consciente de los efectos nocivos que generan los combustibles como el petróleo o materiales como los plásticos. En un intento por reducir el consumo de productos contaminantes, la crisis medioambiental del presente ha llevado a la creación de materiales más sostenibles que se alimenten de las fuentes de energía renovables.

Es así como nace el autoconsumo, una práctica en donde el propietario de la vivienda forma parte del proceso de producción del consumo energético de la casa. De este modo, el usuario puede ahorrar dinero en las facturas, ya que estos sistemas corren con la ventaja de que producen un suministro eléctrico eficiente.

De todas las instalaciones de autoconsumo que dispone el mercado, el más conocido son los paneles solares fotovoltaicos, es decir, las placas solares, que se colocan en el exterior de una vivienda para ofrecer un suministro ininterrumpido de luz. No obstante, la energía eólica, que se extrae del viento, puede ofrecer un consumo barato y sano para el hogar.

  • La energía eólica

Se trata del sistema más maduro de todo el catálogo de energías renovables. Toda la fuerza del viento que recolecta a través de sus aspas se lleva a un autogenerador, cuyo objetivo es transformar sus beneficios en consumo eléctrico. Para su instalación, el usuario precisa de un exterior en el que poder montar los molinos de viento. Puede que se vea como un proyecto costoso, pero lo cierto es que se trata de una inversión que, poco a poco, irá devolviendo ese desembolso inicial en forma de facturas eléctricas mucho más baratas.

Como procede de una fuente renovable, se trata de un recurso inagotable, gratuito y natural, por lo que el usuario disfrutará de un servicio ininterrumpido y ecológico.

Diferencias entre las placas solares fotovoltaicas, térmicas y la aerotermia

Está claro que los sistemas de autoconsumo han dejado mella en el presente, al convertirse en la alternativa más próspera para garantizar un futuro sostenible en el planeta. Y no es para menos, pues la sobreexplotación de recursos como el petróleo y de materiales como los plásticos aumentan los niveles de dióxido de carbono, generando la crisis climática que se padece en la actualidad.

En este sentido, con la mirada puesta en mitigar los efectos de estas nocivas partículas, los expertos han fijado la mirada en las fuentes de energía renovables. Estas fuentes de energía gratuita,e inagotables y que proceden de la propia naturaleza madre son la clave para el desarrollo de una sociedad verde y limpia. De hecho, gracias a su uso y expansión, los porcentajes de aire contaminado, poco a poco, se van mitigando. 

Así fue como nació el autoconsumo, una nueva forma de producir suministro eléctrico para la casa en donde se incluye al propietario como parte del proceso. Entre sus ventajas más destacables, podríamos decir que:

  • Los sistemas de autoconsumo recogen los beneficios de las energías renovables para transformarlas en suministro energético.
  • Esto provoca que los sistemas produzcan el consumo justo y necesario durante el transporte y uso del suministro energético, por lo tanto, experimentan un ahorro de energía.
  • Y, en consecuencia, este ahorro de energía abarata por completo los recibos eléctricos del mes con un porcentaje bastante notorio.
  • Ofrecen, así, un suministro ininterrumpido.
  • Una de las ventajas más valoradas es su independencia energética, ya que estos sistemas no dependen de la red eléctrica convencional. Esta es la razón por la que ahorra tanto el usuario. Además, la vivienda puede seguir conectada a la compañía de luz contratada.
  • Su duración estimada ronda los 30 años, esto quiere decir que no se precisa de un mantenimiento exhaustivo ni produce fugas de gas, ya que no lo necesita. Al tampoco romperse con facilidad, el usuario recupera la inversión en forma de reducción en las facturas.
  • Se trata de una inversión que, poco a poco, regula su precio de mercado ante el auge de demanda que está experimentando. No obstante, es evidente que el usuario irá recuperando ese desembolso inicial en forma de recibos de la luz.
  • Las autoridades destinan una parte de sus presupuestos anuales del Estado para subvencionar proyectos de autoconsumo. Estas ayudas pueden rondar los 4.000 euros, dependiendo de cada comunidad y las condiciones.

Dentro de este abanico de sistemas, destacan dos por excelencia: las placas solares fotovoltaicas y los equipos solares térmicos.

Por un lado, las placas solares fotovoltaicas son el ejemplo más vivo del autoconsumo. Se trata de un sistema que se coloca en los exteriores de una vivienda para que recoja la radiación del Sol, como los tejados o el jardín. En el caso de no disponer de unos terrenos, pues la vivienda se encuentra en un bloque de pisos, se puede proponer la práctica del autoconsumo compartido, esto es, entre una comunidad de vecinos.

Por el otro, las placas solares térmicas permiten tener calefacción y agua caliente sanitaria a través de los paneles fotovoltaicos. Por lo tanto, precisa también de un exterior al que poder instalarse. En este caso, se nutre del calor del Sol para alimentar la vivienda en cuestión, de manera que todo el suministro se guarda en baterías de almacenamiento para hacer uso de ella en el caso de que condiciones climáticas desfavorecedoras.

Por último, la aerotermia es ideal para las viviendas en bloque españolas, ya que no precisa de unas placas solares. Extrae alrededor del 75% del aire del exterior para transformarlo en agua caliente y calefacción para la vivienda. Su sistema se puede revertir y, además, dispone de baterías de almacenaje para guardar todo el suministro que recoge.

Descubre la importancia del uso de internet con energías renovables

Internet ya es considerado el foco fundamental de la economía mundial. No obstante, su utilización, así como la fabricación de todos los aparatos con conexión a la red, requiere de buenas dosis de energía. 

El frecuente uso de estos dispositivos y la contratación de una mayor velocidad de red repercute enormemente en la conservación del medio ambiente y el calentamiento global. De hecho, se estima que las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) son las responsables del 2% de las emisiones de gases de efecto invernadero. 

Los gobiernos de distintos rincones ya están tomando medidas para reducir la huella de carbono eléctrico, que se estima en un 7%. De hecho, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ya afirmó al comienzo de su andadura que apoyaría medidas en pro del autoabastecimiento eléctrico y el fomento de las energías limpias. El anuncio se materializó en el nuevo decreto de ley, que permite el autoconsumo compartido en las comunidades o edificios de propietarios. 

¿Las empresas apuestan por el uso de Internet con renovables? 

Las grandes entidades de Silicon Valley ya arrancaron la carrera hacia una transición energética sostenible mediante el uso de energía verde para estas infraestructuras. 

Google, Facebook y Apple fueron los primeros en contribuir a estos cambios, marcando el objetivo de ser 100% renovables hace ya casi un lustro. Con el paso del tiempo, más de una veintena de compañías se han sumado a la causa, con el fin último de que Internet puede disponer también del “certificado” de eficiencia. 

En el caso concreto de Google, se hizo con 842 mW de energía renovables para alimentar sus centros de datos mundiales. Por otro lado, Apple invirtió 850 millones de euros en la compra de una planta solar capaz de suministrar electricidad a: 

  • Su sede en California 
  • 52 de sus tiendas en la costa oeste 
  • 60.000 hogares 

¿Por qué es tan importante el uso de las renovables en Internet? 

Bien es sabido que las renovables reducen el calentamiento global y las emisiones contaminantes a la atmósfera, pero estas no son las únicas ventajas que proporcionan frente al resto de energía: 

  • Permiten reducir los índices de consumo, con la consiguiente reducción de las facturas de la luz y el gas.  
  • Son inagotables. En cualquier empresa, se tendrán que despreocupar de que un corte de luz rompa todo el proceso de producción. 

Pero el principal beneficio es que se postulan como un gran aliado del Internet de las cosas. La revolución de la domótica ha permitido que cada vez más casas sean inteligentes. A menudo, cuentan con electrodomésticos o utensilios con conexión a internet. 

El Internet de las Cosas permite un gran aprovechamiento de la energía solar y al fotovoltaica, así como el fomento de su uso. La energía generada por los paneles solares tendrá un mayor rendimiento si por ejemplo dispones de persianas domóticas, controlables a través de un mando, o de termostatos inteligentes, programables a distancia únicamente pulsando un botón. 

Las ventajas de las placas solares fotovoltaicas en el ámbito industrial

El autoconsumo ha cambiado por completo la forma de vida de las personas, en el sentido de aprovechar al máximo los recursos para reducir gastos en la tarifa de luz. Tras un cambio en los hábitos de consumo, una población más responsable con el medio ambiente se atreve a reducir las emisiones de carbono en el planeta a través de instalaciones eléctricas más sostenibles que garantizan por completo la eficiencia energética.

La eficiencia energética supone una factor con una doble vertiente en donde se busca, por un lado, reducir el suministro eléctrico a través de sistemas que gasten lo justo y necesario durante el transporte y uso de la energía; por el otro, el usuario, en consecuencia, ahorra en las facturas del mes, además de contribuir a un mundo más sostenible y menos contaminado.

El autoconsumo, así, se define como un modelo de consumo en el que el propietario del hogar forma parte en el proceso de producción de la energía para alimentar su vivienda. Llevado al ámbito industrial, su resultado repercute en toda la empresa porque los trabajadores laboran en un entorno más sano y libre de combustibles nocivos que provocan e incrementan la crisis climática en el presente.

Sin duda alguna, la forma más evidente de autoconsumo se manifiesta en placas solares, un instrumento que suele colocarse en los exteriores de cualquier nave, ya sea un patio, terreno o en el tejado, para captar la radiación del Sol para transformar todos sus beneficios en consumo eléctrico.

Las autoridades españolas ya han regulado su instalación y abogan por aumentar su demanda en estos últimos tiempo ante el desmesurado crecimiento de las cifras en los niveles de concentración de partículas contaminantes en el medio ambiente. Para asegurar un futuro más verde. El autónomo garantiza, de este modo, una nueva oportunidad para el mercado de las energías renovables, puesto que se tratan de recursos poco dañinos para la salud del planeta al ser gratuitos en su extracción e inagotables porque proceden de manera espontánea de la propia naturaleza.

Con todo, entre sus aspectos más positivos para el desarrollo de una industria, destacan las siguientes:

  • Ahorro económico: una empresa siempre busca reducir al máximo las pérdidas, de manera que con la práctica del autoconsumo, sin duda alguna, los usuarios podrán obtener un descuento adicional en el pago de las facturas eléctricas del mes.
  • Ahorro energético: las placas solares se componen de baterías que permiten almacenar energía adicional con el objetivo de abastecer de consumo durante la noche, sin depender de la red eléctrica convencional.
  • Si, la independencia energética de estas instalaciones está garantizada, puesto que se pueden conectar a una fuente de energía externa que no dependa de la red eléctrica habitual. De este modo, la nave no depende de una tarifa eléctrica a la que puede dar de baja sin problemas porque las placas fotovoltaicas van a seguir proporcionando electricidad a la empresa.
  • Se trata de una instalación que posee una vida media que oscila los 30 años, por lo que la inversión que se realiza para comprarlas, poco a poco se amortiza porque ni precisan de un mantenimiento exhaustivo ni se reciben facturas con un alto valor monetario.
  • Facilidad de instalación: una de sus mayores ventajas supone las pocas dificultades que supone su montaje, siempre y cuando se disponga de un espacio en el exterior para efectuarlo. No obstante, lo mejor es contar con un profesional experto para asegurar el correcto funcionamiento.

Compromiso con la sostenibilidad del medio ambiente y esto provoca que se mejore la competitividad entre las empresas porque se beneficia la empresa de una marca que de cara al mercado provoca una imagen positiva.